14 abr. 2008

a LA deriVa

No se porque las ganas de llorar me arrebatan de la noche a la mañana, sin explicación alguna creo un mar de lágrimas, del cual es difícil nadar a la orilla donde pueda estar a salvo de mi misma y mis pensamientos suicidas. La verdad que solo al pensar algo a parte de mi soledad, es necesario desaparecer para poder reaccionar y convencerme de que un día más podría hacer la diferencia.

No hay comentarios: