27 nov. 2016

disparatico

Te soñé, como lo hago desde hace mucho tiempo, pero esta vez fue diferente. Fue breve, no estabas realmente en mi sueño. Te pensé, te nombré en mi sueño. Intentaba llegar a ti. Grite al viento lo que no te diría despierta. Supongo la falta de ti, me tiene así. Porque veras te había estado esperando y aun cuando llegaste, seguía esperando por ti.
No es justo, sentir todo este amor si no vamos a estar juntos. Dejare de gritar tu nombre en mis silencios, porque esto de amarte hasta las entrañas no lleva a nada bueno. Querer darte mi vida entera. Ser, existir, contigo.
Pero tranquilo, sé esto no llegarás a leerlo. Ya te he llorado, solo queda el olvido.

18 jun. 2016

Así


He tenido uno de esos momentos.

De esos que el mal presentimiento es tan fuerte que se te achica el corazón y ya no sabes que decir o como actuar. Uno de esos en los que estas completamente segura todo va en picada y por más que te esfuerces en mantener la compostura, no hay de donde aferrarse pues ya viene la tormenta.
Esa fracción de tiempo que te hace replantear todo tu mundo adelante e incluso dudar de la posibilidad de un futuro fuera de la oscuridad en que estas sumergida. Ese momento, que ya no importa cuantos versos le escribas al amor, él seguirá defraudandote y esquivando tus derroches.
De esos momentos en los que te amo, pero sé, no me correspondes.

4 abr. 2016

De ti

Yo no se de nada,
de nada mas que de ti,
de ti y de mi,
juntos,
perdidos,
perdidos en un laberinto de caricias,
caricias que sin ser mias,
te regalo cada noche,
nohes en las que te pienso,
esas sin luna y sin sol,
Esas que se hacen eternas.

1 abr. 2016

Mio

Y es que no sabes como lucho por las noches,
Si todas las noches lucho contra mis deseos de hablarte y el miedo de abrumarte,
Es tanto lo que te amo que tengo miedo a expresarlo,
Oh pero cuanto lo siento,
Lo siento en tus besos,
En tu cuerpo,
en tu ausencia.
En mi cabeza,
En mi sexo.
Y es que tengo la mala costumbre de llamarte mio,
Te siento tan mio,
Que me da tristeza pensar,
Que será de mi cuando ya no estés.

13 jun. 2015

Eso que fue

No es que falte musa o material del cual inspirarse, es que a estas alturas ya no me quedan muchos sentimientos. La vida de adulto que te golpea con la monotonía y te atraganta con responsabilidades, no deja que mi ferviente ímpetu de adolescente empedernida merme ante las caídas. 

Aun las ráfagas de lucidez creativa me desorientan en mí día a día, pero ya no van a papel. Es triste pensar en todos esos versos que murieron antes de ser clamados por mi voz, antes de tener sentido, antes de tener un destinatario. Más triste recordar llegue a pensar esto era lo mío, las palabras. Que ellas serian arma e instrumento en mi andar. Que solo de las escritas viviría y las pronunciadas me llevarían lejos, más allá de mis fronteras reales e imaginarias. 


Y pensar esto me causaba alivio...ahora solo tristeza.