9 nov. 2011

Bitácora II

Acércate y respirame,

Estremeceme,

Hazme tuya solo tuya

Como quien se adueña de un terreno a la fuerza,

Aferrate a la ultima hectárea y busca entre mis montañas.

Confiado te guían los instintos,

Como es posible que no te detengas,

Y tu piel en mi piel trazando caminos.

Me derrites y moldeas a tu antojo,

Delicioso es dejarse llevar por tu boca

Esa que borra toda huella cuando me besas.

En vano es resistirse al estallar el deseo en mi piel

Por qué ya no conoces tu como mapa todo mi ser,

Pero dejando de lado lo carnal,

Si me prometes ladrar,

yo te prometo escuchar,

y al final dejarte entrar.


No hay comentarios: